Jesús Rafael Soto

Imagen
 Jesús Rafael Soto (Ciudad Bolívar, Venezuela, 1923-París, 2005) llegó a Francia en 1950. Al año siguiente participa en el Salon des Réalités Nouvelles donde conocerá a artistas como  Jean Tinguely , Yaacov Agam o Pol Bury. En 1955, Soto y su nuevo grupo de amigos serán convocados por la galerista Denise René para participar en la histórica exposición “ Le mouvement ”, considerada punto de inicio del arte cinético. Jesús Rafael Soto , hacia 1970. Foto:  Lothar Wolleh En aquellos años ya se perfila en el artista venezolano el profundo interés por las nociones de tiempo y movimiento como conceptos esenciales de la sociedad contemporánea que él convertirá en una idea predominante en su obra. Tal como le dijo a Daniel Abadie, en una entrevista para el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas en 1983: su objetivo era eliminar ese “concepto de obra que fija un momento del Universo para demostrar al contrario que éste es algo en movimiento”. Jesús Rafael Soto.  Desplazamiento de un elemento lum

Martín Chirino: naturaleza y cultura

El escultor Martín Chirino destacó como uno de los artistas que a finales de los sesenta contribuyó de manera decidida a la presencia en España del arte de vanguardia. A través de su participación en el grupo El Paso y luego gracias a su trayectoria individual como creador, Chirino enriqueció su propuesta abstracta y universal con la presencia simbólica del entorno natural y la cultura de su lugar de origen. En su carrera destaca también la labor como director del Círculo de Bellas Artes de Madrid y la creación del Centro Atlántico de Arte Moderno de las Palmas de Gran Canaria.


Martín Chirino. Lady Harimaguada, 1996. Foto: Wikipedia


Desde muy temprano, el encuentro con el metal

Martín Chirino López nació el 1 de marzo de 1925 en Las Palmas de Gran Canaria. De niño, creció en el ambiente de los astilleros de la compañía Blandy Brothers, donde trabajaba su padre y donde el futuro escultor tendrá los primeros contactos con el metal.

Durante su adolescencia entabla amistad con Manolo Millares, quien de mayor también ocupará una posición relevante en las artes plásticas de España Su padre influyó para que trabajara por un tiempo en la industria naviera, lo que le llevó a viajar por varios puntos de la costa africana, una experiencia que luego incidirá sobre su obra escultórica.


Tiempo de formación entre Madrid y Londres

Los estudios artísticos de Martín Chirinos comienzan en 1944, de la mano del escultor Manuel Ramos. Posteriormente, en 1948, se traslada a Madrid y se matricula en la Facultad de Filosofía y Letras, aunque abandona para inscribirse en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.


Martín Chirino. Espiral del viento II, 2001. Foto: Wikipedia


Una vez concluido sus estudios se concentra en el hierro como material de trabajo, decisión a la que contribuyó su estancia en Londres, en especial el periodo de formación en la School of Fine Arts donde conoció la obra de Henry Moore. Este lapso de formación concluye con su regreso a Las Palmas, donde siguió cultivando la amistad y el trabajo con Manolo Millares.


El Paso y la espiral

En 1955, establecido en Madrid, Martín Chirino realiza obras influidas por el arte sumerio y egipcio que tuvo oportunidad de contemplar en el British Museum. En 1958 se incorpora al vanguardista grupo El Paso, que había sido fundado un año antes por artistas como Antonio Saura, Luis Feito, Manolo Millares y Rafael Canogar, entre otros.

Durante estos años surge en la obra de Chirinos la espiral, principal elemento formal de su trabajo donde confluyen la abstracción y la presencia ancestral y simbólica de la naturaleza y la cultura de su región natal.


Martín Chirino. Foto: Wikipedia


Artista y promotor cultural

Martín Chirino murió el 11 de marzo de 2019 en Madrid. Como cofundador del grupo El Paso contribuyó a la actualización en España de los discursos artísticos de posguerra.

Tuvo un papel destacado como promotor cultural, campo en el que destacó como directivo del Círculo de Bellas Artes, en 1982 y fundador del Centro Atlántico de Arte Moderno de las Palmas de Gran Canaria, en 1991.

Entre los reconocimientos que obtuvo se cuentan el Premio Internacional de Escultura de la Bienal de Budapest, el Premio Nacional de Artes Plásticas y el Premio Canarias de Artes Plásticas.

Comentarios

lo más visto

Carlos González Bogen: el compromiso social del arte

Jesús Rafael Soto

El color como un nexo vital en la pintura de Hugo Baptista