Seis artistas de Venezuela que también fueron diseñadores gráficos, o viceversa


Nedo MF. Revista Cal, 1962. Foto: Galería Venezolana de Diseño

A lo largo del siglo XX, el diseño gráfico en Venezuela despuntó gracias a un importante número de profesionales con una labor muy reconocida. En esa historia sobresalen varios diseñadores que también incursionaron con éxito en el campo de las artes visuales. Para este artículo haremos un breve recorrido por la obra de seis creadores de la segunda mitad del siglo pasado, quienes con sus idas y venidas entre arte y diseño nutrieron su labor y aportaron pistas para una mejor comprensión de su trabajo.

Gerd Leufert

Joseph Fabry. Gerd Leufert, 1972

Antes de llegar a Venezuela en 1951, Gerd Leufert (Klaipeda, Lituania, 1914-Caracas, 1998) trabajó en casas editoriales alemanas como Piper, Biederstein, Oldenburg y Hansen. En 1947 llegó dirigir el estudio gráfico de su maestro Ehmcke. En 1952, instalado en Caracas, asumió el cargo de director de arte de McCann Erickson de Venezuela y en 1957 la dirección artística de la revista El Farol
Gerd Leufert. Logotipo Museo de Bellas Artes de Caracas, sin fecha


En 1961 ingresó al Museo de Bellas Artes de Caracas como coordinador y director de arte de la revista Visual. Ese año el museo organizó “Gráfica uno”, la primera exposición de diseño gráfico que se presentó en Venezuela. Su trayectoria dentro de la gráfica se plasmó en publicaciones como Visibilia (1966), Imposibilia (1968), Nenias (1969) y Marcas (1970). En 1972 recibió el premio de honor en la “Exposición Internacional de artes gráficas” en Brno (República Checa) y medalla de bronce por su libro Sin arco (1971).


Carlos Cruz-Diez

Autor no identificado. Carlos Cruz-Diez en la redacción del periódico El Nacional. Caracas, sin fecha. Foto: cruz-diez.com

Reconocido mundialmente por sus fisicromías y una fecunda exploración de la óptica del color, Carlos Cruz-Diez (Caracas, 1923-París, 2019) destacó en sus inicios como ilustrador y publicista. En los años cuarenta hacía trabajos para revistas y diarios en Venezuela como El Farol o El Nacional y llegó a ocupar un puesto como director creativo de la oficina local de la agencia McCann-Erickson.

Carlos Cruz-Diez. Libro Cruz-Diez, 1975

A partir de la década del cincuenta, ya más concentrado en su trabajo como artista, se dedicó también al diseño de libros y carteles. Sobresalen en esta faceta el proyecto de la monografía que le hizo Alfredo Boulton en 1975 y el libro El arte en nuestra cerámica aborigen (1978), también del historiador venezolano.

Mateo Manaure

Mateo Manaure, sin fecha

Mateo Manaure (Uracoa, Monagas, 1923-Caracas, 2018) es una referencia indiscutible en el panorama del arte moderno de América Latina. A mediados del siglo XX, según desarrollaba sus pinturas y murales de abstracción geométrica, se fue interesando cada vez más en la diagramación e  ilustración de revistas, afiches y libros.

Mateo Manaure. Libro Siete cuentos de Arturo Uslar Pietri, 1968

En 1968, realizó una de sus obras más importantes en el campo del diseño gráfico. Se trata del libro Siete cuentos de Arturo Uslar Pietri, que Manaure acompañó con varias serigrafías de su serie cuvisiones. Otros trabajos que destacan en la variada trayectoria del artista venezolano son El Tirano Aguirre (1979) de Vicente Gerbasi y Resguardo descampado (1979) de Alfredo Silva Estrada.

Humberto Jaimes Sánchez

Autor no identificado. Humberto Jaimes Sánchez en una clase de dibujo en el Instituto de Diseño Neumann. Caracas, 1964.  Archivo Fundación Humberto Jaimes Sánchez

Aunque con una trayectoria no tan extensa en la práctica del diseño gráfico, la incursión de Humberto Jaimes Sánchez (San Cristóbal, Táchira, 1930-Caracas, 2004) dentro de esta disciplina tiene como referentes sus sólidos conocimientos plásticos, la voluntad de aprendizaje y una creciente vocación como docente.

Humberto Jaimes Sánchez. Catálogo 24 Salón Oficial Anual de Arte Venezolano, 1963

A mediados de los años sesenta asume la dirección del recién creado Instituto de Diseño de la Fundación Neumann/Ince que lo involucra definitivamente en el mundo de la artes gráficas. De esta manera logra aunar la fina sensibilidad por las formas y el color —fruto de su conocida obra pictórica— con los requerimientos comunicacionales de la imagen. Esta conjunción resultó en la sobriedad y elegancia de sus portadas para libros, logotipos y otras aplicaciones visuales.

Nedo MF

Gerd Leufert. Nedo MF, sin fecha. Museo de Bellas Artes, Caracas

De esta selección de artistas, Nedo MF (Milán, 1926-Caracas, 2001) fue, junto con Leufert, quien más profundizó en el diseño gráfico a lo largo de toda su carrera. Con inicios también como ilustrador, llegó a trabajar para agencias de publicidad como Colman Prentis & Varley, McCann-Erickson y Ars Publicidad. Combinó su trabajo artístico, donde exploró una significativa depuración de la forma y el color, con la labor docente en la Escuela de Artes Cristóbal Rojas y el Instituto de Diseño Neumann.

Nedo MF
Nedo MF. Tipografía Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, 1973

Entre sus proyectos más importantes figuran el diseño de la revista El Farol, la revista Cal (dirigida por el escritor Guillermo Meneses) y la actualización de los sellos postales de Venezuela que llevó adelante con Santiago Pol, Álvaro Sotillo y Gerd Leufert. Su indagación artística integró con acierto los aspectos formales y perceptivos del diseño en atrevidas propuestas de alfabetos imposibles llamadas Imposibilia (junto con Leufert) o en otras que dio a conocer con el nombre de Letromaquia.

John Lange

Barbara Brandli. John Lange, 1968

En la historia del diseño gráfico en Venezuela durante el siglo XX es ineludible la figura de John Lange (Caracas, 1932-2018). En sus inicios estuvo vinculado con las artes visuales a través de estudios de grabado y serigrafía en el taller de Luisa Palacios.

John Lange. Libro Humilis herba, 1968

A la par de su desempeño profesional y docente en el Instituto de Diseño Neumann, Lange destaca también por el delicado trabajo artesanal de sus libros de artista. Entre ellos son meritorios Me llamo barro (poemas de Miguel Hernández y aguafuertes de Luisa Palacios, 1964), Humilis herba (textos de Aníbal Nazoa y monotipos de Luisa Palacios, Humberto Jaimes Sánchez y Alejandro Otero, 1968), y dentro de los procesos más convencionales de impresión La obra de Armando Reverón, de Alfredo Boulton (1966). Durante la década del setenta, John Lange realizó mediante la fotoserigrafía una serie de estampas en las que retrató objetos cotidianos con una cierta ironía cercana al pop art.

Comentarios

lo más visto

Cristina Merchán

Una escoba para Seka

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio