El nuevo realismo y el reciclado poético de lo contemporáneo

Yves Klein. Anthropometry: Princess Helena, 1960 Museum of Modern Art, Nueva York

El nuevo realismo es una de las muchas tendencias de vanguardia surgidas durante los años sesenta del siglo XX. Creado por el crítico Pierre Restany y el pintor Yves Klein, el nuevo realismo se formó como grupo durante una exposición colectiva celebrada en la galería Apollinaire en Roma, en 1960, si bien su primera muestra organizada como nuevos realistas se presentó en noviembre de aquel año, en el Festival de Vanguardia de París.

El primer manifiesto del grupo fue firmado por Yves Klein, Arman, François Dufrêne, Raymond Hains, Martial Raysse, Pierre Restany, Daniel Spoerri, Jean Tinguely y Jacques de la Villeglé. A ellos se unieron posteriormente César, Mimmo Rotella, Niki de Saint Phalle, Gérard Deschamps y Christo.

El término presentado por Restany no contó con la aprobación inicial de Klein, quien se mostraba disconforme con el adjetivo de "nuevo" y se inclinaba más por identificar al movimiento como "realismo de hoy".

En ocasiones se ha establecido un paralelismo entre el nuevo realismo y el pop art estadounidense, si bien el grupo europeo osciló también alrededor de las actitudes propias del dadaísmo. De una difícil cohesión entre sus miembros, llegaron a declarar que los unía una "singularidad colectiva", con lo cual resaltaban las diferencias entre las posibles afinidades. Entre estas, es posible destacar el interés vanguardista por unir arte y vida, especialmente por medio de una apropiación directa de la realidad, en lo que Pierre Restany llamó un "reciclado poético de la realidad urbana, industrial y publicitaria".

Con esta idea procuraban alejarse del lirismo acomodaticio que señalaban en el arte abstracto y de las imposturas que acusaban en la figuración. Esto los llevó a incurrir en el uso de elementos extraídos directamente de la realidad, aunque en un sentido opuesto al collage, rasgando carteles según una técnica que llamaron décollage. Con esta actitud también pretendían reducir el carácter noble de los materiales, inclinándose por otros en apariencia más ordinarios o industriales y por ende más cotidianos y cercanos al espectador.

Las dificultades para mantener la unión del grupo, que solo llegó a presentar tres exposiciones, se acrecentaron luego de la muerte de Yves Klein, en 1962. Su disolución se produjo en 1970.

También te puede interesar:
El nuevo realismo / New Realism.  Vv.Aa. Turner, 2016. 64 páginas.

Yves Klein.  Klaus Ottmann. Ediciones Polígrafa, 2009. 160 páginas.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

Cristina Merchán

Una escoba para Seka