Pop art, la belleza al calor de la producción de masas

Richard Hamilton. Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?, 1956. Kunsthalle Tübingen

El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía.

Un poco de historia

Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton, Just what is it that makes today's homes so different, so appealing? (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente pop.

Eduardo Paolozzi I Was a Rich Man's Plaything, 1947. Tate

Los antecedentes e influencias de esta corriente se encuentran en Europa en el movimiento Dadá, con figuras como Marcel Duchamp, Kurt Schwitters, Man Ray, Max Ernst y Jean Arp, y en el expresionismo abstracto de Estados Unidos, especialmente en la obra de Willem de Kooning. Otros artistas que actuaron como precursores del grupo a mediados de los cincuenta fueron el mencionado Eduardo Paolozzi en Gran Bretaña, así como Robert Rauschenberg y Jasper Johns en América.

De qué trata

Con un profundo arraigo en la sociedad estadounidense, el pop art aspira a retratar el entorno y la mentalidad del consumidor. Consecuente con la tendencia contemporánea del arte en su búsqueda de la libertad, el pop no tuvo inconvenientes en incluir lo abyecto y lo vulgar dentro de un canon actualizado de belleza. Fue justamente en esa amplitud donde esta corriente pudo hacer una suerte de arqueología de los nuevos mitos que surgían al calor de la producción de masas.

Fred W. McDarrah. Andy Warhol, 1964 

Bajo este punto de vista, el pop art puede entenderse como una consecuencia de la Revolución Industrial y de los demás avances en la ciencia y la tecnología que influyeron en la masificación de la producción y el comercio. Tal expansión derivó en el carácter efímero y provisional de los bienes de consumo y en una obsolescencia de la que el pop art fue un elocuente testimonio. No en vano, Richard Hamilton lo resumió como “popular, pasajero, prescindible, barato, producido en masa, joven, ingenioso, sexy, artificioso, atractivo y muy rentable”.

Nombres a tomar en cuenta

Peter Blake, Jim Dine, Richard Hamilton, David Hockney, Allen Jones, Roy Lichtenstein, Claes Oldenburg, James Rosenquist, Andy Warhol, Tom Wesselmann, Robert Indiana, Eduardo Paolozzi.

También te puede interesar:
Klaus Honnef. Pop art. Taschen, 2015. 96 páginas.

Edward Lucie Smith. “Pop art”. En: Nikos Stangos. Conceptos de arte moderno. Alianza Editorial, 2006. 336 páginas.

Lawrence Alloway. Critic and Curator. Lucy Bradnock, Courtney J. Martin y Rebecca Peabody, editoras. Getty Publications, 2015, 216 páginas.

Comentarios