Feliciano Carvallo, pintor venezolano

Feliciano Carvallo. Segunda selva azul, 1965. Galería de Arte Nacional, Caracas

Feliciano Carvallo (1920-2012) fue un artista popular oriundo del litoral próximo a Caracas. Hacia 1945 trabajó como albañil para Armando Reverón, quien le enseñó a preparar soportes y usar el color. 

El reconocimiento inicial provino del Taller Libre de Arte, grupo afín al aprecio del arte popular en Venezuela, que le organiza una exposición en 1949. Allí se aglutinaron intereses provenientes de distintas ramas del arte que buscaban espacios para una expresión latinoamericana de contenidos que pudieran considerarse universales, como a su modo lo habían hecho las vanguardias artísticas en Europa a comienzos del siglo XX.

Esto suponía, entre otros aspectos, la incorporación de estratos sociales que contribuyeran a redimensionar la noción del arte, no solo en lo concerniente al temario sino también en lo que respecta a los pintores y demás practicantes. 

De este modo se entiende la estima que la pintura ingenua adquiere durante estos años, así como el reconocimiento de lo prehispánico y lo africano, junto con las exposiciones que en el Taller Libre de Arte harán artistas autodidactas como la ya citada de Feliciano Carvallo.

En su primera etapa, hasta 1950, la pintura de Feliciano Carvallo se caracteriza por usar pigmentos acuosos y por el trazo inquieto. Luego, hasta 1960, su obra se destaca por el empleo de óleos y esmaltes en tonos cálidos y por la disminución del tamaño de las figuras que se aglomeran en una suerte de espacios teatrales. 

Finalmente, llega la época de las famosas selvas donde se observa la tendencia al uso de fondos nocturnos con figuras que destacan por su brillo y colorido, que sobresalen aún más por el carácter totalmente plano del espacio.

Su obra fue premiada en Venezuela y expuesta internacionalmente en la Bienal de Sao Paulo de 1953 y 1957. En 1962 se exhibió en conjunto con Bárbaro Rivas y Víctor Millán en “Naives painters of Latin American” presentada en Duke University, Durham, Estados Unidos.

Comentarios

lo más visto

Cristina Merchán

Una escoba para Seka

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio