Cornelis Zitman

Variantes de sillón modular, hacia 1957

La obra de Cornelis Zitman como diseñador industrial es muy extensa, y una de las más destacadas durante la década del cincuenta en Venezuela. Nacido en 1926, en Leiden, Holanda, su faceta más conocida tal vez sea la que corresponde a su innegable talento como escultor de figuras enigmáticas de rasgos mestizos y sensualidad tropical, o de personajes que en su cotidianidad reflejan un aire de extrañeza.

Paradójicamente, hasta su exposición en la Sala TAC (Caracas, junio de 2011) era muy poco lo que se sabía de su producción como diseñador de muebles. La feliz recuperación de un ejemplar del primer y único catálogo publicado por Tecoteca, la empresa pionera en el diseño de muebles modernos en Venezuela que Zitman ayudó a fundar, contribuyó al éxito de aquella exhibición.

Banquitos, 1953

Ese muestrario, editado en 1953 y que se daba por perdido, permitió redescubrir el sobrio y encantador mundo del mobiliario moderno concebido por este creador holandés, llegado al país a finales de los años cuarenta del siglo XX.

Zitman forma parte del grupo de inmigrantes que con su esfuerzo y talento contribuyeron a erigir la modernidad en Venezuela, un país donde todo —incluido el diseño de muebles,—estaba por construir. Bajo ese estímulo, su gran aporte en esta faceta creativa fue proponer un producto que conviviera fluidamente en ese nuevo espacio habitable, que fuera de buena calidad y que tuviera un precio al alcance del público más amplio de aquel entonces. Ese fue su propósito como diseñador, el cual a su pesar no pudo conseguir como empresario.

Silla con brazos en tres versiones, 1953

En consonancia con sus ascendentes europeos, el mueble de Cornelis Zitman es, en líneas generales, ligero, combina la eficacia en su uso con la economía en los materiales utilizados para su fabricación. Así alimenta la simbología de la estética más funcional del momento, al igual que hace honor al rico colorido y la calidad de las maderas venezolanas para integrarlas en su propuesta global.

Comentarios