Jesús Rafael Soto

Imagen
 Jesús Rafael Soto (Ciudad Bolívar, Venezuela, 1923-París, 2005) llegó a Francia en 1950. Al año siguiente participa en el Salon des Réalités Nouvelles donde conocerá a artistas como  Jean Tinguely , Yaacov Agam o Pol Bury. En 1955, Soto y su nuevo grupo de amigos serán convocados por la galerista Denise René para participar en la histórica exposición “ Le mouvement ”, considerada punto de inicio del arte cinético. Jesús Rafael Soto , hacia 1970. Foto:  Lothar Wolleh En aquellos años ya se perfila en el artista venezolano el profundo interés por las nociones de tiempo y movimiento como conceptos esenciales de la sociedad contemporánea que él convertirá en una idea predominante en su obra. Tal como le dijo a Daniel Abadie, en una entrevista para el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas en 1983: su objetivo era eliminar ese “concepto de obra que fija un momento del Universo para demostrar al contrario que éste es algo en movimiento”. Jesús Rafael Soto.  Desplazamiento de un elemento lum

Cerámica venezolana 1955 - 2008. Colección Mercantil

La exposición "Cerámica venezolana" reúne aproximadamente ciento cincuenta obras pertenecientes a la Colección Mercantil, realizadas entre 1955 y 2008 por un significativo grupo de artistas venezolanos. La muestra está organizada a partir de diez modelos conceptuales que proporcionan pistas para la comprensión de nuestra cerámica y las relaciones de armonía y tensión que estableció en su búsqueda de la forma artística. Destacan en la selección notables piezas poseedoras de una clara voluntad utilitaria, junto con otras que exploran las posibilidades tridimensionales de la escultura, y las que finalmente abordan la amplitud espacial más decidida de las instalaciones.



Desde su confirmación en Venezuela como una disciplina con claros alcances artísticos, la cerámica ha logrado momentos de esplendor en la historia del arte nacional y más allá de nuestras fronteras. Especialmente entre las décadas del cincuenta y noventa del siglo XX, se produjo una efervescencia investigativa y creadora que dio lugar a importantes exposiciones y reconocimientos de valor internacional, así como a talleres y encuentros de formación, muchos de ellos con destacados invitados extranjeros. Tal fue la trascendencia de aquella etapa que algunos estudiosos llegaron a reconocer la existencia de un verdadero “movimiento cerámico” en el país.

Una de las colecciones que mejor puede dar cuenta de ese intenso período de búsqueda y creación en nuestra historia es la Colección Mercantil. Constituida por cerca de cuatrocientas obras representativas del trabajo de más de setenta artistas, este acervo se ubica en el punto de inflexión donde comienzan a desestabilizarse las premisas funcionales del diseño utilitario en favor de las preferencias y necesidades más complejas del arte actual.

Cerámica venezolana 1955-2008. Colección Mercantil contribuye a valorar el impacto de nuestra cerámica moderna y contemporánea en la historia de las artes visuales de Venezuela y América Latina, al tiempo que ofrece herramientas de análisis pertinentes para proyectar su futuro.


La orientación artística de la función y el retorno al usuario

Este conjunto de obras refleja una decidida vocación utilitaria, donde es posible, sin embargo, observar el interés en explorar una senda más autónoma, propia de una aspiración artística. Sobresalen dos estrategias que revisan la condición de servicio con que tradicionalmente se asocia la cerámica y que tienden a enaltecer el objeto como producto de una individualidad creadora. Por una parte, se alude al interés en favorecer la expresión de texturas y relieves como un modo de resaltar el carácter vernáculo del barro y el carácter imprevisto y azaroso de la cerámica como proceso. Por la otra, se atiende a los aspectos cromáticos como vía para crear obras capaces de maravillar a un espectador lo suficientemente sensibilizado. 

Como consecuencia de estas operaciones, el trabajo resultante puede devenir en objeto para la contemplación en la vitrina de un coleccionista, poniendo en suspenso su condición de uso. Una alternativa fue estimular un encuentro más cercano entre el ceramista y el usuario, donde la valoración final de la obra incorpora también la experiencia de adquisición.


El cuestionamiento de lo funcional y la búsqueda de una figuración fantástica

Este grupo permite constatar otro de los medios para lograr una obra cerámica que trascendiera lo utilitario, lo cual se llevó a cabo precisamente a través de la puesta en cuestión de esa condición. Los recursos para conseguir este objetivo pasan a menudo por la ironía y el humor; sin embargo, en ocasiones alcanzan un nivel de crítica de donde surgen cuerpos que, sin abandonar su origen en el volumen funcional, conducen su tridimensionalidad hacia terrenos claramente escultóricos.

Otro conjunto de volúmenes de inspiración funcional sirve también de excusa para una indagación de la figura mediante seres fantásticos y animales de extraña estirpe que contribuyen a la incorporación de materiales extracerámicos y en lo formal propician una mayor repercusión espacial.


Referencias naturales y el ser político

Se reúnen en esta sección algunos trabajos con marcadas referencias a lo orgánico y mineral que influyeron en varios de nuestros ceramistas, en su interés por conquistar una dimensión de autonomía artística para la obra. En algunos casos, se obtienen verdaderos prodigios donde la cerámica parece acercarse a la manera en que la naturaleza opera para lograr sus propios materiales rocosos. 

Un siguiente grupo de obras deja ver las estrategias para fomentar otros niveles de expresión a partir de la arcilla como soporte de discursos políticos asociados a problemas de género, al cuerpo como expresión de vida y muerte, y a la condición gregaria del hombre que solapa su ser individual.


La noción constructiva y la amplitud espacial

Aquí se congregan obras que eluden el torno como generador formal y hacen del ensamblaje una técnica recurrente para construir cuerpos, algunos de gran escala, donde lo artístico logra destacar con un carácter propio. 

El siguiente núcleo de obras evidencia cómo la esfera torneada o modelada se convierte en una especie de forma absoluta del repertorio cerámico, cuya exploración abre un interesante marco de posibilidades espaciales. A partir de esta amplitud espacial es posible incorporar propuestas de una plena libertad formal, que tendrían en la instalación su expresión de mayor alcance.

Comentarios

lo más visto

Carlos González Bogen: el compromiso social del arte

Jesús Rafael Soto

El color como un nexo vital en la pintura de Hugo Baptista